2-D: Centroderecha Vs Izquierda

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, no quiere compartir el futuro político que le espera al jefe del Ejecutivo, Pedro Sanchez. El presidente está en declive en las principales encuestas electorales nacionales. Otra cosa es el barómetro que elabora el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El Partido Socialista se encuentra en la actualidad en una fase de caída, pero si convocara elecciones generales, Sánchez conseguiría hasta una veintena de escaños más y subiría 5 puntos de intención de voto respecto a las elecciones generales de junio del pasado año 2016.

Sin embargo, cada mes que posponga el adelanto electoral nacional, el PSOE irá perdiendo la ventaja que ha acumulado desde que se celebrara la moción de censura en la que sacó a Mariano Rajoy de La Moncloa con apoyo de los independentistas.

Sabiamente, Susana Díaz, conocedora del degaste electoral de la marca PSOE a nivel nacional –sobre todo de la gestión que se está haciendo de la crisis catalana y los guiños a los partidos soberanistas–, no espera a la convocatoria ordinaria que tocaba en marzo de 2019, ya que la coyuntura política hará que el PP de Pablo Casado se consolide como la primera fuerza política nacional en detrimento del PSOE.

La presidenta andaluza aprovecha la crisis de la que está saliendo el PP: insurrección en Cataluña, moción de censura y la reciente elección de Casado como presidente popular. El PP necesitará varios meses para afianzar a su nuevo líder nacional, a pesar de que ya empiezan a verse los primeros signos de mejoría, por lo que convocar ahora elecciones en Andalucía cogerá al Partido Popular andaluz en inferioridad de condiciones. Con un líder en entredicho (Juanma Moreno) dentro de sus filas, pues apoyó la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría y con la amenaza de un eventual «sorpasso» de Ciudadanos.

Además, los populares andaluces están sufriendo la erosión que provoca el trasvase de votantes populares a Ciudadanos, algo que también es manifiesto en el resto de España.

Por lo tanto, al PP este adelanto electoral es al que más perjudica. Con respecto a Ciudadanos, obviamente estaría en condiciones de obtener un mejor resultado que el que logró en las autonómicas de marzo de 2015, ya que desde esa fecha ha crecido en toda España y lógicamente también en Andalucía. Ciudadanos hará valer su papel de socio prioritario en la Junta, ya que no se prevé que Susana Díaz logre la tan ansiada mayoría absoluta y pugnará por, esta vez sí, entrar en el Gobierno.

Caso aparte es el que constituye la nueva coalición electoral que forman Podemos e Izquierda Unida, bajo la denominación de Adelante Andalucía. Es de esperar que la suma votos de Podemos e Izquierda Unida conseguida en 2015 sea menor ahora, como sucedió entre las elecciones generales de 2015 y 2016. En estas últimas, Unidos Podemos sumó menos votos que Podemos e Izquierda Unida por separado en las elecciones generales de 2015. Pero aun siendo así, la nueva coalición andaluza de izquierdas crecería de forma importante en número de escaños, limitando de este modo el crecimiento en diputados del PSOE. El experimento de Andalucía que se llevará a cabo el próximo 2 de diciembre, será la primera prueba con «fuego real». Será la primera de las convocatorias electorales a las que asistiremos en el próximo semestre: en mayo acudiéremos a las urnas en toda España con motivo de las elecciones municipales y al Parlamento Europeo así como en 13 de las 17 comunidades autónomas españolas. Queda en el aire conocer si Torra convocará elecciones anticipadas en Cataluña y si Sánchez, se decidirá a anticipar las elecciones generales antes de que el PSOE empeore sus resultados y pueda dañar las expectativas electorales de Ferraz en las «multi-elecciones» de mayo.

El Partido Popular andaluz debe esperar unos resultados por debajo de los registrados en marzo de 2015 en Andalucía. De igual modo que Ciudadanos mejorará sus números. Trasladando las tendencias actuales de voto nacional a Andalucía, cabría esperar que la suma del bloque de izquierdas (PSOE + Adelante Andalucía), sume lo mismo que PSOE, Podemos e IU en 2015. Del mismo modo, la suma prevista para PP y Ciudadanos el 2 de diciembre sería también prácticamente la misma que ambas formaciones consiguieron en 2015.

A nivel nacional, se reproduce este resultado de sumas, el bloque de centroderecha obtendría ahora un porcentaje de voto muy similar al de 2016 y el bloque de la izquierda conseguiría también una suma casi idéntica a las de las últimas elecciones generales. Por lo tanto, el escenario con el que nos encontraremos la noche del 2-D será, por bloques, copia de lo que ya sucedió en 2015.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles