20-S: así se fraguó la ruptura Junqueras-Puigdemont

20-9-2017. 8:00 horas.

La Guardia Civil entra en la sede de la Consejería de Economía situada en la Rambla de Catalunya, muy cerca de la Gran Vía. Unos pocos Mossos d’Esquadra amparan a los guardias civiles que han procedido a iniciar los registros. Televisiones y radios empiezan a informar desde el lugar de los hechos.

9:00

Miles de personas se concentran ante el departamento que dirige Oriol Junqueras, vicepresidente del Gobierno catalán. Gabriel Rufián y Joan Tardà se personan en la Consejería . En la puerta, un coche de la Guardia Civil está lleno de pegatinas sin que los Mossos hagan absolutamente nada para hacer un perímetro de seguridad. Ante las informaciones, Oriol Junqueras no se acerca a su departamento y pone rumbo al Palau de la Generalitat. Allí se reúne con Carles Puigdemont.

12:00

Llegan noticias de las primeras detenciones. Al final de la jornada se supo que la Guardia Civil, en funciones de Policía judicial, había retenido a 14 altos cargos de la Generalitat y diverso material con relación directa con la convocatoria del referéndum del 1 de octubre, en 41 registros en sedes oficiales del Govern y en casas particulares. Los hombres de confianza de Oriol Junqueras quedan todos detenidos: Lluís Salvadó y Josep María Jové. Entre los objetos intervenidos una libreta Moleskine, que se convirtió con el tiempo en la brújula de los investigadores.

16:00

Oriol Junqueras comunica a Puigdemont su intención de acudir a su departamento. Puigdemont le desaconseja la visita, al igual que la mayoría de los consejeros allí presentes. De hecho, todos están en el Palau. Junqueras se marcha a Economía y Dolors Bassa, consejera de Trabajo, hace lo propio porque dos de sus colaboradores han sido detenidos. Ningún otro consejero sale del Palau. Ninguno de ellos se acerca a la sede asediada por manifestantes.

17:00

La concentración va en aumento después de que Carles Puigdemont, desde el búnker del Palau, acusara a la Guardia Civil de realizar una «operación fuera del amparo legal», y la alcaldesa de Barcelona no dudara en calificarla de una operación sustentada «en motivos políticos». «Ni un paso atrás», jaleaban los miles de concentrados junto a gritos en favor de la independencia y del 1-O. Furgones policiales mantenían posiciones desde primeras horas sin hacer ningún movimiento dejando que el cruce neurálgico de la ciudad se mantuviera cortado. Junqueras llega a Economía. Se reúne en la planta sexta con sus colaboradores a los que da ánimos. Está en su despacho una media hora.

18.00

Junqueras sale de la sede y hace unas declaraciones, pero se niega a arengar a los concentrados con el megáfono que le ofrecen. A pie, con sus más cercanos colaboradores se acerca a la Secretaría de Hacienda. Allí se encuentra con el registro del despacho de Lluís Salvadó por parte de la Guardia Civil. Se producen momentos de tensión. Al final Junqueras saluda a Salvadó con el beneplácito de un oficial que se lo permite. Abandona la sede y vuelve al Palau.

19:00

La tensión va en aumento. El coche policial aparcado ante la sede de Economía está irreconocible por las pegatinas y los golpes. La comitiva judicial empieza a tener la sensación de estar sitiada. En el interior se producen algunos momentos de tensión cuando uno de los detenidos le dice a su secretaria: «Tira los papeles por el patio».

21:00

La concentración está en sus momentos más álgidos. Durante todo el día, dirigentes de partidos independentistas y, sobre todo, de las organizaciones que les dan apoyo –ANC y Òmnium – llaman a concentrarse en defensa de la libertad. Las situaciones de tensión han tenido réplicas en otros lugares como en la Consejería de Gobernación o en Exteriores.

23:00

Jordi Cuixart, líder de Òmnium, y Jordi Sánchez, de la ANC, se suben al coche policial megáfono en mano. El vehículo de la Guardia Civil es un deshecho. Desde encima llaman a abandonar la manifestación «de forma pacífica». Han transcurrido 14 horas desde el inicio de la concentración «espontánea» espoleada por sus propias organizaciones y por sus declaraciones a lo largo del día.

24:00

La concentración sigue. La Guardia Civil intenta abandonar el edificio. Lo logran eludiendo una salida por la puerta que está custodiada por un grupo de Mossos con los brazos caídos. Lo hacen por la azotea de madrugada. A lo largo de la noche la concentración se va desmovilizando. Los independentistas la consideran el primer éxito pensando en la siguiente cita: el 1-O, aunque siguen encerrados en el Palau en un ambiente de tensión. El Gobierno de Mariano Rajoy valora los hechos como el principio del fracaso del 1-O. Su predicción no fue acertada.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles