Albert Rivera: «Sánchez ha montado un comité electoral más que un Gobierno»

Cuando se cumple un mes de la moción de censura que cambió el color del Gobierno, Rivera no se arrepiente de no haberla apoyado e insiste en la necesidad de abrir otra etapa «en las urnas y no en los despachos». Confiesa que aún no ha recibido ni una llamada del presidente. «Con los constitucionalistas no se reúne. Sabe que nos oponemos a su forma de gobernar».

¿Ciudadanos está buscando su sitio?
Nuestro sitio ya lo encontramos hace años. Hay muchos españoles sorprendidos por la forma en que Sánchez ha llegado al poder con populistas y separatistas. Se han quedado con las ganas de decidir a su presidente y a su Gobierno en las urnas. Ahora somos libres en la oposición, antes no lo éramos por el acuerdo de investidura con el PP. Se habla del «efecto luna de miel» del Gobierno de Sánchez.

¿Esperan que pase pronto?
Los debates que tenemos encima de la mesa necesitan reformas profundas, acuerdos amplios y ahora estamos en lo contrario. Debates inmediatos, sin reformas y sin mayorías. Eso es Sánchez. Representa el titular frente a la propuesta. Habrá que ser pacientes sabiendo que estos meses de legislatura son los últimos de una etapa que llega a su fin. Estoy esperanzado en que se pueda abrir otra nueva a partir de las próximas elecciones.
Pero el presidente quiere agotar la legislatura…

Pretende agotar la legislatura y la paciencia a muchos españoles con las concesiones a los separatistas. Hay cuestiones sagradas para la solidaridad entre españoles como es la caja común de la Seguridad Social o las pensiones. Nadie la ha roto en 40 años. Sánchez se ha salido del pacto constitucionalista. No tiene un proyecto de España. El único es permanecer en el sillón.

Usted estudió Marketing Político. Hay voces críticas por el exceso de imagen de este Ejecutivo…

En política son importantes las formas y el fondo. El problema de Sánchez es que tiene forma pero no fondo. Detrás de un gesto humanitario hacia el “Aquarius”, no hay una política de inmigración. Sólo bandazos.
¿Cuál es la política migratoria de Cs?
España es un país que está envejecido y tiene que pagar pensiones. Creo que tienen que venir personas a trabajar de manera regular con un modelo como el canadiense, en el que se aceptan las solicitudes con un sistema de puntos. Pero también hay que ser muy firme contra las mafias.

Desgraciadamente hay un «Aquarius» cada fin de semana en las costas andaluzas. Sánchez ha montado más un comité electoral que un Gobierno.

La inmigración es uno de los problemas de la UE. Otro es el populismo. Prepara con Macron y Renzi una plataforma para las elecciones europeas… Estamos haciendo algo inédito y complejo en Europa: sumar voluntades en 27 países. La determinación es unir partidos de un espectro más o menos centrista frente a los que quieren nacionalismo, populismo y destruir
Europa. Ése es el debate del siglo XXI.

Por cierto, ¿está cerrada ya la candidatura de Valls para la alcaldía de
Barcelona?

Es un reto y un síntoma de europeísmo. No tardaremos en saber cuál es su decisión. Barcelona podría ser la contrabalanza de la Generalitat. Frente al nacionalismo, un alcalde cosmopolita y europeo.

¿Es el Gobierno de Sánchez una oportunidad para los nacionalismos?

Un Gobierno sin escaños suficientes para gobernar, con un presidente que
no ha sido votado en las urnas y con una moción apoyada por Bildu, el partido de Torra, el de Rufián y Podemos, es un Gobierno más débil del que nos gustaría. Debe resolverse más pronto que tarde en las urnas y no en los despachos. Necesitamos un gobierno con mayoría constitucionalista. A Sánchez los independentistas lo ven como una oportunidad.

El día 9 recibe a Torra en Moncloa…

Sánchez tiene prisa por su interés personal y para cerrar los presupuestos de 2019. Tener a estos socios que han dado un golpe de Estado debilita a España y el problema es que el presidente no es consciente de ello. Lo que pasa con las pensiones no es algo que dependa de lo que se pacta con Urkullu en un despacho; lo que pase con el Estatuto de Cataluña, si quieren hacer otro inconstitucional, no es un apaño con Torra. Sánchez no puede pretender utilizar España y nuestras competencias y libertades como moneda de cambio.

Pero siempre se ha negociado con los partidos nacionalistas…
Los constitucionalistas catalanes llevamos 40 años siendo moneda de cambio del bipartidismo en Cataluña. Me preocupa que la debilidad y el todo vale de Sánchez nos dejen a futuros gobiernos de España una nación con menos igualdad. ¿Cómo habría sido el golpe del 1 de octubre si la Generalitat hubiera tenido la caja y los jueces? Pues eso es lo que quiere hacer Sánchez
De ahí su propuesta de que los partidos que no lleguen al 3% no entre en el Congreso…
Creo que hay que actualizar la Constitución. España debe hacer como muchos países de Europa y fijar un mínimo de porcentaje de voto para entrar en el parlamento nacional. Esta semana le mostraba a Adriana
Lastra el listado de los países europeos que ya tienen un corte de entrada…
¿Y era receptiva?
El PSOE nos ha dicho que no va a apoyar esa reforma. Necesita a sus socios nacionalistas. Pero, ¿de verdad el 0,7 y el 1,2 por ciento del voto nacional de Bildu y de PNV van a decidir los presupuestos o los gobiernos de España?

Sánchez también tiene el apoyo parlamentario de Podemos…

Iglesias es el socio preferente y quien le marca la agenda. Necesita sus escaños para todo. Espero que Sánchez nos explique algún día su plan de gobierno porque no se gobierna con fotos sino con una hoja de ruta. Y si no la tiene, que diga que está improvisando. Sánchez ha escogido unos socios y el precio lo paga España.

Como el acercamiento de presos de ETA…

No veo motivo para que haya privilegios y mucho menos por matar.

Deberían cumplir sus penas allí donde estén y si quieren algún régimen distinto deberían colaborar con la Justicia, porque hay más de 300 crímenes sin resolver, y deberían pedir perdón a las víctimas. No se puede dar ningún privilegio a los presos separatistas ni a los
terroristas. La política penitenciaria no puede ser moneda de cambio política.

¿Qué le parece el goteo de nombres que se está publicando de posibles presidentes de RTVE?

No es una cuestión de nombres sino del sistema de elección del presidente de la televisión de todos los españoles. Sánchez ha cambiado el dedazo del PP por el dedazo del PSOE para controlar RTVE. El bipartidismo no tiene remedio. Además, Sánchez le ha dado a su socio Pablo Iglesias el poder para que le ayude a controlar la televisión pública. También ha nombrado director del CIS a una persona de su Ejecutiva y afiliada al PSOE desde 1973. Me parece gravísimo el intento de control de este gobierno provisional sobre los medios y las encuestas que pagamos todos. Cs no va a legitimar estas cacicadas de la vieja política y hará una oposición clara al gobierno interino de Sánchez e Iglesias, que a este paso va a superar a dedazos al de Rajoy.

El presidente ha dicho que el traslado de los restos de Franco del Valle de los Caídos será “inminente”…

Cuando el PSOE tenga una propuesta respecto a la Ley de Memoria Histórica la analizaremos. Nosotros ponemos dos condiciones. La primera, convertir el Valle en un cementerio nacional de reconciliación, y no en un lugar de división, y la segunda, que haya consenso. Espero que Sánchez tenga, además de este tema, otros para debatir como el sistema laboral, la educación o la justicia.

¿Tiene marcada en su agenda alguna reunión en Moncloa?

No me consta. El presidente ni nos ha llamado ni nos ha escrito ni nos ha pedido ninguna reunión. Se va a ver con Torra y ya lo hizo con Iglesias. Rufián ha dicho que han tenido varias comidas y cenas… Nos tendrá que explicar cuántas y por qué y de qué han hablado. A los constitucionalistas ni nos ha llamado ni nos ha pedido reunión. A lo mejor Sánchez no nos llama porque sabe que nos oponemos a esa forma de
gobernar.

Miremos al PP y a su ejercicio inédito de primarias. ¿Alguna preferencia?

Yo podría jugarle a alguien una mala pasada y señalar un candidato preferente (risas)… pero no lo haré. He visto muchas declaraciones contra Ciudadanos. Se equivocan de adversario. PP, PSOE y Cs debemos estar unidos en los grandes temas. Espero que el PP en un futuro no se equivoque de adversario. Quizá fue un error pensar que el PNV era su aliado. El único partido que votó «no» a la moción frente a la locura de sumar con 22 partidos fuimos nosotros…

¿Se arrepiente?

No, creo que ante una moción de censura donde votaba Bildu, Rufián, el partido de Torra y el de Iglesias lo único que Cs podía hacer era estar enfrente. Hoy puedo mirar a mis votantes a los ojos y decirles que voy a trabajar para que haya elecciones. Creo que hay una mayoría de españoles que aún se preguntan quién ha elegido negociar con el PNV la Seguridad
Social y quién ha decidido que se cambie el régimen penitenciario a los presos.

¿Cree que le pasará factura al PSOE?

No sé si le pasará factura en este momento, pero sí hay muchos españoles que creen que la crisis institucional tras la sentencia de Gürtel debería haberse resuelto con más democracia y no con menos. Y votar era la mejor manera. ¿Sigue mirando las encuestas?

Sí, claro. Son un termómetro, una foto del momento. Somos el partido que más crece en todas las encuestas y con un suelo muy alto. Competimos de tú a tú con los dos grandes partidos. Veremos cuánto tiempo puede aguantar Sánchez. Hace falta un proyecto alternativo para pasar página al bipartidismo…
Algunos sociólogos creen que la llegada de Sánchez a Moncloa marca tendencia para la vuelta el bipartidismo…

Algunos confunden los deseos con la realidad. Hay un cambio sociológico y muchos españoles se han desconectado del bipartidismo, sobre todo por las concesiones a los nacionalistas. Por eso hemos crecido: como alternativa al bipartidismo, pero también como freno al nacionalismo y al populismo. Yo quiero ser presidente de mi país, pero para transformarlo. No se puede llegar al gobierno con las manos atadas por los nacionalistas.

¿Se plantea un gobierno de coalición?

En España ha ocurrido algo muy bueno: ya no es un país con bandos, de rojos o azules, sino que ahora hay más alternativas. Aunque aún es un enigma, eso permitiría que en un futuro pueda haber gobiernos de mayorías amplias o de coalición. No cierro la puerta a que esto ocurra, pero es prontísimo. El siguiente paso son las autonómicas y municipales y ahí hemos tomado la decisión de intentar formar parte de los gobiernos. Ya estamos implantados en el 90% del territorio nacional.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles