Andalucía, decisiva en la victoria, pese a que Casado arrasa en Madrid

R. Coarasa – Andalucía dictó sentencia en las primera vuelta de las primarias del PP. El reparto de sus 11.833 votos fueron decisivos para decantar la balanza en favor de Soraya Sáenz de Santamaría en una noche electoral que, hasta entonces, encumbraba a Pablo Casado gracias a su aplastante victoria en la Comunidad de Madrid, otro de los baluartes más decisivos. La diferencia de 1.546 votos en favor de la ex vicepresidenta del Gobierno no se plasmó en el reparto de feudos autonómicos entre los dos candidatos más votados: ambos triunfaron en siete comunidades. Un empate técnico que se inclinó ligeramente en favor de Sáenz de Santamaría, la más votada en la ciudad autónoma de Melilla.

Además de Andalucía, los militantes del País Vasco, Comunidad Valenciana, Castilla y León, La Rioja, Cantabria y Canarias se inclinaron por la ex vicepresidenta. Por contra, Casado se impuso en Baleares, Extremadura, Aragón, Cataluña, Navarra y Murcia, además de en Madrid. El pulso entre ambos tuvo efectos colaterales: Cospedal únicamente fue la candidatura más respaldada en «su» Castilla-La Mancha, Asturias y Galicia, comunidades a las que sumó la ciudad autónoma de Ceuta.

En el principal caladero de votos, Andalucía (la comunidad autónoma con más apoyos en juego, casi 12.000, por delante de Madrid, con 10.020, y la Comunidad Valenciana, 8.974), Sáenz de Santamaría se impuso de forma incontestable, marcando distancias de forma decisiva con Casado, al que triplica holgadamente en número de votos. A la postre, fue el punto de inflexión en el recuento de las primarias de los populares.

Si clave resultó Andalucía para Sáenz de Santamaría, no menos determinante fue para ella hacerse también con la mayoría de los apoyos en la Comunidad Valenciana, el otro puntal en sufragios para los candidatos. De los casi nueve mil votos en juego, ha sumado 3.658 frente a los 3.159 de Casado y 1.188 de Cospedal.

La ex vicepresidenta ha ganado también con autoridad en el País Vasco (donde superó a sus contrincantes en las tres provincias) al obtener el 55,32 por ciento de los votos, seguida de Pablo Casado (que fue segundo en Álava y Guipúzcoa) con un 21,99%.

Casado ha cimentado sus excelentes resultados sobre todo en la Comunidad de Madrid, donde se impuso con la mayoría absoluta de los votos (54,5%), por delante de Cospedal y relegando a la tercera posición a Sáenz de Santamaría (22%). El ex vicesecretario de Comunicación del PP también se aupó con la victoria en Baleares, Extremadura y Aragón (con la ex secretaria general de los populares en segunda posición). En Cataluña, donde Santamaría lideró la respuesta del Gobierno frente al desafío independentista, la victoria de Casado tiene una doble lectura.

Cospedal, como se esperaba, ganó en Castilla-La Mancha, pero también en Galicia, tierra natal de Rajoy y del sucesor que no quiso serlo, Núñez Feijóo, y en Asturias (49,3% de apoyos). Insuficiente, en todo caso, para plantar cara a sus dos rivales.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles