Boadella, en el exilio de Tabarnia

«Nuestro objetivo es la pedagogía. Queremos poner de manifiesto con Tabarnia que el pueblo catalán no es sólo uno, como repiten cada día los independentistas». Esta es la carta de presentación de más de cincuenta grupos que han dado cuerpo a Tabarnia, es un término acuñado por la plataforma «Barcelona is not Catalonia» y representa el al territorio imaginario que no quiere independizarse de España y que se sitúa en la Cataluña más poblada, desde Tarragona a Girona. «No es una absurdidad», dicen sus promotores «en todo caso, es tan absurdo romper España como romper Cataluña».

Tabarnia frente a Tractoria –el resto de la Cataluña que corresponde a la órbita independentista– es la dicotomía que la próxima semana –en un lugar secreto y en un día sin concretar porque «hemos de ser astutos»- se presentará en la ciudad condal de Barcelona. Han elegido de portavoz a Jaume Vives, un joven que saltó a la notoriedad tras enfrentarse a las caceroladas independentistas con guasa e ironía bajos los acordes del «Viva España» del cantante Manolo Escobar.

Tabarnia lleva meses gestándose y alcanzó una gran popularidad tras las elecciones del pasado 21 de diciembre. Primero en las redes sociales y luego en todos los medios de comunicación que se hicieron eco de esta idea que utiliza la terminología independentista para construir un nuevo país que quiere independizarse de Cataluña. «Esto no va de independencia, va de democracia», «queremos decidir nuestro futuro», y así un largo etcétera utilizando los mismos argumentos que los secesionistas han puesto en el candelero en los últimos años. Con la presentación prevista para la próxima semana, Tabarnia se hace mayor porque «si los indepes hacen una declaración unilateral, que impide que no la hagamos nosotros». Sin embargo, aseguran los promotores que «en ningún caso pretenden ocupar el espacio de los partidos».

La entrada de Tabarnia y de los tabarneses en el tablero político catalán desde las pasadas navidades ha generado rechazo en el independentismo, rallano en el desprecio. Los tractorianos –independentistas en tabernés– «no nos aceptan porque ellos quieren tener el monopolio de la catalanidad», pero «tan catalán es un tabernés como un tractoriano. Somos un pueblo plural, con grandes diferencias sociales y territoriales. No somos un sólo pueblo». Sin embargo, tampoco el constitucionalismo lo ha recibido con entusiasmo. «No tenemos fines políticos, no somos un partido y no queremos serlo», apuntan sus promotores. Hasta ahora Ciudadanos, el PSC y el Partido Popular han aplaudido la idea catalogándola simplemente como una broma. El auge de Tabarnia no les ha gustado nada porque «los partidos siempre temen aquello que no controlan».

El contenido de la presentación de Tabarnia se mantiene en escrupuloso secreto «porque las libertades de nuestro pueblo están amenazadas por el estado opresor –Tractoria–». Según ha podido saber LA RAZÓN, durante la rueda de prensa habrá «sorpresas» y se conectará con el presidente de Tabarnia en el exilio.

Este presidente hará unas declaraciones por skype–como la investidura telemática que plantea el ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont– desde un lugar indeterminado de España, para «exigir la libertad de los presos y la retirada de sanciones que permitan su vuelta». Para reivindicar la restitución en Tabarnia del «presidente legítimo», los promotores de Tabarnia convocarán una manifestación en la Plaza Sant Jaume a finales de este mismo mes de enero. En ella, se espera la presencia, nada más y nada menos, que de su presidente exiliado: Albert Boadella, uno de los catalanes más duros y críticos con la deriva independentista.

Desde ahora, el dramaturgo es el presidente de la imaginaria Tabarnia, una sátira que hacen recordar obras del actor y director teatral como La Torna –que le valió un consejo de guerra–, Teledeum y, sobre todo, Ubú president, obras que ponían frente al espejo a Dalí y Pujol. Ahora, Tabarnia pone ante el espejo a Cataluña.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles