«Deseo que acaben muriendo como el bola de sebo del Valle de los Caídos»

El líder de Vox, Santiago Abascal, el secretario general, Javier Ortega Smith, o el portavoz del partido en Andalucía, Francisco Serrano, han sido objeto de amenazas desde que el pasado 2 de diciembre la formación se hiciera con 12 escaños decisivos para desbancar a los socialistas de la Junta tras 36 años gobernando.

Fue ayer, durante la sesión de investidura del líder del PP andaluz, Juanma Moreno, cuando en la sede de Vox de Madrid recibieron una última amenaza vía email, después de que Serrano hubiera hecho su discurso anunciando que la formación votaría «a favor del cambio». Bajo el asunto «hijos de puta» el correo insultaba a los líderes del partido y a sus votantes y les deseaba la muerte. «A ese montón de hijos de puta, seguidores de la derecha», decía el correo «les deseo que Francisco Serrano, Javier Ortega Smith pillen un cáncer de huesos, a todos, que creo que es muy doloroso». Además, también esperaba que «acaben muriendo como el bola de sebo que está en el Valle de los Caídos», en referencia a Franco.

Un día después de que el líder de Vox, Santiago Abascal, denunciara públicamente que había pedido al Ministerio del Interior protección para los líderes del partido y sus sedes y que no había tenido respuesta, representantes del partido se reunieron con la Secretaría de Estado de Seguridad para hablar sobre la protección solicitada. En dicha reunión se indicó a los de Vox que iban a estudiar su petición y solicitar los informes correspondientes sobre la valoración del riesgo a la Policía, como se hace siempre; a lo que el partido pidió que también dichos análisis lo hiciera la Guardia Civil, ya que Santiago Abascal es de Amurrio (Álava), donde tiene gran parte de su familia, y pasa la mitad de su semana fuera de la ciudad. Finalmente, en la reunión se concretó que así lo harían, aunque lo habitual es que solo se pidiera a la Policía. Aun así, según ha podido saber este periódico, ayer aún no constaba que Secretaría de Estado de Seguridad hubiera solicitado a los agentes policiales dicho informe sobre la valoración de los riesgos.

Fuentes del partido aseguraron que fue en noviembre cuando se solicitó por primera vez, a través de unos emails dirigidos a la Secretaría de Seguridad que se valorara el poner protección a líderes de Vox como Abascal u Ortega así como la protección a sus sedes. Tras no obtener respuesta registraron el 20 de diciembre en el propio ministerio dicha solicitud. En un primer momento Interior dijo que no se había registrado ninguna petición, al entender que como la petición era genérica y no especificaba que era para Abascal sino «líderes del partido». Minutos después, antes de que Vox tuviera que sacar públicamente la solicitud con la pegatina de registro confirmaron que sí se había recibido. Sin embargo, cuando el líder de Podemos, Pablo Iglesias, solicitó la protección se actuó con más celeridad e incluso recuerdan fuentes de Vox que llegó a tenerla como eurodiputado.

Desde que Vox se personara como acusación popular en la causa del «procès», la formación comenzó a sufrir escraches en Cataluña a las puertas de todos sus actos. La tensión aumentó tras el resultado de las elecciones andaluzas tras la «alerta antifascista» de Iglesias. Entonces se sucedieron las agresiones a simpatizantes en Zaragoza y Cataluña o a Ortega Smith en Burgos. Además aparecieron pintadas como la de «Abascal, fascista, gora ETA», «Abascal, te mereces un tiro en la nuca», «Vox os vamos a matar» o una diana con su nombre.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles