El CGPJ no reducirá las plazas para Tribunal Supremo pese al regreso del todavía fiscal general

El Consejo General del Poder Judicial prevé mantener la convocatoria de tres plazas para la Sala Penal del Tribunal Supremo, pese a las dudas que habían surgido tras la moción de censura y la formación de un nuevo Gobierno, lo que conllevará al próximo relevo en la Fiscalía General del Estado, ya que el todavía máximo responsable de esa institución, Julián Sánchez Melgar, regresará a su plaza en esa Sala del Supremo y su vacante era una de las tres que habían salido a concurso. Las otras dos plazas son las del fallecido José Manuel Maza y la que ocupaba Cándido Conde-Pumpido, actual magistrado del Tribunal Constitucional. En total, son 34 los candidatos que optan a una de las vacantes en la Sala encargada de investigar y, en su caso, juzgar a los aforados nacionales.

Para resolver esas dudas, los servicios jurídicos del CGPJ están ultimando un informe sobre esa cuestión, y, según informaron a LA RAZÓN fuentes jurídicas, todo hace indicar que se mantendrá la misma convocatoria. En este sentido, se entiende que una vez que se publicó en el Boletín Oficial del Estado la convocatoria del concurso y se había cerrado el plazo antes de que se haya producido el regrreso de Melgar al Supremo no es posible modificar nada en ese aspecto, ya que se ocasionaría un perjuicio a los solicitantes.

En un principio eran 28 las candidaturas que se habían presentado en el órgano de gobierno de los jueces y magistrados, pero en los últimos días se recibieron por correo otras seis instancias de otros tantos magistrados que aspiran a formar parte de cúspide judicial, entre ellas las de Javier Herández, magistrado de la Audiencia Provincial de Tarragona, quien podría contar con el aval de algunos de los vocales “progresistas” del Consejo.Entre esos 34 canditados se encuentran 12 magistrados de la Audiencia Nacional, tanto de su Sala Penal como jueces centrales de Instrucción, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús María Barrientos, y los presidentes de las audiencias provinciales de Madrid, Córdoba, Guipúzcoa y Cáceres -Eduardo Porres, Francisco de Paula Sánchez, Ignacio Subijana y Maria Félix Tena, respectivamente-.

Entre quienes desean cambiar la Audiencia Nacional por el Tribunal Supremo se encuentran Magistrados como la propia presidenta de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, Concepción Espejel, Enrique López –ambos

formaron parte del tribunal que juzgó el «caso Pretoria» y de la condena al rapero huido Valtonyc, ratificada por el Tribunal Supremo – Carmen Lamela –quien recientemente finalizó la instrucción contra Trapero por

el 1-O–, Eloy Velasco –comenzó la instrucción de los casos «Púnica» y «Lezo»– , Teresa Palacios o Eloy Velasco. Espejel será la ponente de la sentencia relativa a las agresiones a los guardias civiles de Alsasua.

Significativas son las candidaturas de dos magistrados que recientemente han enjuiciado el «caso Gürtel»: José Ricardo de Prada y Ángel Luis Hurtado. Ambos han mantenido dos criterios totalmente distintos en lo que se refiere a la condena del PP a título lucrativo. Así, el primero de ellos fue especialmente duro en ese aspecto y lo plasmó en la sentencia, dando por acreditada la existencia de una «caja B» en el PP; mientras que Hurtado, quien tuvo que renunciar a la ponencia, emitió un voto particular discrepante y defendió que el PP no debía ser condenado y consideró del todo «innecesario» lo relativo a la presunta «caja B» de ese partido, ya que ese extremo forma parte de otro procedimiento, el relativo al conocido como los «papeles de Bárcenas».

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles