Endesa destinará todos sus beneficios hasta 2019 a pagar dividendo

 

Endesa ha decidido ampliar su política de retribución al accionista y destinar el 100 % de su beneficio neto al reparto de dividendo durante todo su plan estratégico 2015-2019, un documento que ha actualizado elevando ligeramente sus objetivos de beneficio y resultado operativo para 2016. Esta política supondrá que la italiana Enel, que controla el 70 % de Endesa, ingrese en el entorno de los 800-900 millones de euros al año en dividendo ordinario en los próximos ejercicios, de acuerdo con las previsiones de cifras de la eléctrica.

Para este ejercicio, Endesa prevé un beneficio neto de al menos 1.000 millones, cifra que eleva a 1.300 millones en 2016 y 1.200 millones en 2017.

Endesa, que realizará estos pagos exclusivamente en efectivo en dos abonos en enero y julio, ha enmarcado su decisión en una estrategia económico-financiera que “procura un nivel de generación de caja significativo” para “mantener los niveles de endeudamiento” y “maximizar la remuneración de los accionistas”.

En cuanto a la posibilidad de que a este dividendo ordinario se sume un extraordinario, el director financiero de Endesa, Paolo Bondi, ha reiterado que no se tomará ninguna decisión antes de que termine 2016.

Junto a la política de dividendo, Endesa ha revisado hoy ligeramente al alza sus objetivos de resultado neto y beneficio operativo o ebitda para 2016, que se situarán en 1.300 millones de euros y 3.200 millones respectivamente, frente a los 1.200 millones y los 3.100 millones inicialmente previstos.

Para 2017, la eléctrica espera un beneficio neto de 1.200 millones y un ebitda de 3.100 millones.

Endesa cerró 2014 con un beneficio neto de 950 millones de euros en su negocio en España y Portugal, tras la venta de su división en Latinoamérica. El ebitda de 2014 fue de 3.090 millones.

La eléctrica también ha confirmado hoy su plan de invertir en España y Portugal 4.400 millones de euros entre este año y 2019.

Por negocios, el consejero delegado de la empresa, José Bogas, ha señalado sus planes de crecer en gas, donde “miran oportunidades” de inversión, o de avanzar en la instalación de telecontadores y ha dado algunas de sus “perspectivas energéticas”.

En este punto, ha señalado que, en base a criterios técnicos y de seguridad, se podría extender la vida útil de las nucleares hasta 60 años, como en otros países como Estados Unidos.

“La energía nuclear es competitiva, segura y libre de CO2. Estabiliza y reduce precios mayoristas”, afirman en su plan.

La eléctrica también ha planteado que el superávit previsto para el sistema en los próximos años pueda acabar o reducir la tasa del 7 % que grava la generación, lo que redundaría en una bajada del recibo de la luz “entre el 2 % y el 3 %”.

Las previsiones de Endesa para el superávit del sistema eléctrico los sitúan en 650 millones para 2014, 850 millones para 2015, 1.300 millones para 2016 y 1.500 millones en 2017.

La eléctrica también ha revisado sus previsiones de incremento de la demanda y de la economía española, así como de los precios del crudo.

En cuanto a las previsiones del sector, Endesa eleva del 2,7 % al 2,9 % su visión de incremento del consumo eléctrico para este año pero la rebaja ligeramente para los dos siguientes ejercicios: del 2 % al 1,8 % para 2016 y del 1,8 % al 1,7 % para 2017.

Asimismo, prevé que el precio del megavatio-hora (MWh) se sitúe en 49 euros este año, mantenga ese precio en 2016 y suba a 57 euros en 2017.

En cuanto a la evolución del PIB, las hipótesis de Endesa también se revisan al alza y pasan por un crecimiento del 3,1 % para este año, del 2,5 % para 2016 y del 2,1 % para 2017.

Sobre los precios del crudo, la eléctrica apunta una media del barril de Brent de 55 dólares para 2015, 63 dólares para 2016 y 66 dólares para 2017.

EFECOM

Source: New feed

About the author /


Related Articles

Comenta la noticia