España debería negar la extradición a China de los taiwaneses detenidos en la «Operación Wall»

Para quienes somos firmes defensores de los derechos humanos no ha pasado inadvertida la reciente decisión de la Audiencia Nacional de conceder la extradición a China continental de los ciudadanos taiwaneses detenidos en la “Operación Wall”.

Muchos han sido los pronunciamientos contra China por el tratamiento penitenciario, por las altas penas aplicables y por las torturas que han venido sufriendo los detenidos, en especial si estos son taiwaneses. El único derecho que se restringe (temporalmente) al reo es el de la libertad. Comprometer otros derechos es atentar contra los derechos humanos. España suscribió y ratificó la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas o Degradantes, por lo que, solo por existir tal riesgo, debería negar la extradición.

Hay precedentes: si países como Vietnam, Kenia, Camboya y Malasia extraditaron a detenidos imputados por los mismos delitos cediendo a la presión del gigante asiático, otros países como Estonia y Letonia negaron la extradición a China y los detenidos se encuentran sometidos a juicio en éstos países, con plenas garantías procesales. Pedimos a las autoridades judiciales, defensoría del pueblo, gremios, ONG’s y todas las fuerzas vivas que sumen esfuerzos para evitar un inminente y triste desenlace de este caso.

Source: NGT Internacional

Tagged with:    

About the author /


Related Articles