Extremadura, un tren del siglo XX a la espera de un AVE que acumula nueve años de retraso

Viajar en tren a o desde Extremadura es como viajar en el tiempo y la última avería sufrida anoche por un convoy de medida distancia Badajoz-Madrid a su paso por la estación de Mérida, afectando a 163 viajeros, así lo demuestra.

La Junta de Extremadura llama «inútiles» a los gestores de Renfe por las últimas averías

Y lo de viajar en el tiempo no en un sentido figurado. A la espera de que se materialice su línea de alta velocidad, la red de ferrocarriles de la región es más propia del siglo XX que del XXI. Especialmente, en un país que presume de tener la segunda re de AVE más extensa del mundo, con 3.200 kilómetros, sólo superada por China. Tanto las infraestructuras como el material rodante utilizados en esta comunidad se han quedado obsoletos.

Las vías férreas por las que transitan los trenes extremeños están a la cola de España. Sus 725 kilómetros están sin electrificar, lo que obliga al uso de locomotoras de tracción diésel. Aunque Renfe ha comenzado a reemplazar de forma gradual los trenes de la serie 598 construidos por CAF por otros más modernos de la serie 599, la mejora en lo que a tiempos de viaje respecta no se va a notar. Ambas máquinas alcanzan una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora aunque, de media, apenas alcanzan los 100 kilómetros por hora debido al mal estado de las infraestructuras. Según el documento técnico que acompañó a la firma por parte del Gobierno extremeño, los sindicatos y los empresarios del Pacto Social y Político por el Ferrocarril en Extremadura, existen cuatro tramos en los con que los convoyes no pueden superar los 50 kilómetros por hora debido al mal estado de las vías. Un 15% de las mismas todavía tiene instaladas traviesas de madera, herencia de la infraestructura original del siglo XIX. Aunque el nuevo material rodante debería mejorar la fiabilidad del servicio, Renfe, ya sea por falta de fe o ante la repercusión que están teniendo el rosario de incidentes, ha decidido que todos los trenes entre Madrid y Extremadura, y no sólo los más sensibles, cuenten con el acompañamiento de un mecánico.

Para tratar de mejorar las condiciones de viaje, el Ministerio de Fomento recuperó el 1 de marzo del año pasado el Talgo que une Madrid con la región. Aunque se trata de vehículos recientemente remodelados, con servicios como el de cafetería, no han subsanado una de las quejas principales, la de los tiempos de viajes. Madrid y Cáceres siguen a 3 horas y 23 minutos de distancia; desde Mérida hay 4 horas y 21 minutos de viaje desde la capital; y desde Badajoz, 5 horas y nueve minutos.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles