Fallece Javier Martínez Lázaro, magistrado de la Audiencia Nacional

Javier Martínez Lázaro, magistrado de la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y ex vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha fallecido hoy en Madrid a causa de una enfermedad, han informado a Efe fuentes próximas a su familia.

Este juez, nacido el 14 de junio de 1954 en Madrid y hermano de un veterano periodista de tribunales de El País, era miembro de la asociación progresista Jueces para la Democracia (JpD) y doctor en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid.

En 1985 ingresó por oposición en la carrera judicial y sirvió como juez en el Juzgado de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Aranjuez (Madrid) y el Juzgado de Distrito 9 de Madrid.

Cuatro años después, en 1989, ascendió a la categoría de magistrado y como tal ejerció en el Juzgado de Instrucción 8 de Barcelona y en los juzgados número 21 de lo Social y número 4 de lo Penal, de Madrid.

Posteriormente pasó a la Audiencia Provincial de Madrid, cargo que compatibilizó con el de profesor de prácticas de la Universidad Alfonso X El Sabio, también en la capital.

El 6 de noviembre de 2001 fue elegido vocal del CGPJ por el Senado a propuesta de la asociación JpD, después de un largo proceso de negociación para pactar la renovación de los órganos constitucionales (Tribunal de Cuentas, Tribunal Constitucional y CGPJ).

Como vocal estuvo hasta septiembre de 2008, casi dos años más de lo previsto, pues de nuevo la falta de consenso dilató el proceso de renovación de los miembros del máximo órgano de Gobierno de los jueces.

Un mes después, Martínez Lázaro fue nombrado magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, puesto donde ha permanecido hasta su fallecimiento.

En enero de 2012 optó a presidir la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Aunque la Comisión de Calificación del órgano de gobierno de los jueces no le seleccionó en primera votación, fue después “recuperado” por los vocales del CGPJ para optar al cargo, que finalmente recayó en el juez Fernando Grande-Marlaska.

Compañero y amigo de Baltasar Garzón, en abril de 2010 firmó un manifiesto de apoyo al juez al considerar “doloroso y injustificable” que los “herederos del franquismo” fueran a sentarle en el banquillo. Asimismo, en enero de 2012, recibió a Garzón a las puertas del Tribunal Supremo cuando iba a ser juzgado por el “caso Gurtel”.

Efe

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles