Grecia cesa a su cónsul honorario en Barcelona por «agravios a la bandera» de España

La Embajada de Grecia en España informó este lunes al Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación el cese de su cónsul honorario en Barcelona, Fernando Turró, después de que el jefe de la diplomacia española, Josep Borrell, lo anunciara el pasado 17 de octubre explicando que esa decisión obedecía a “agravios a la bandera del Estado español”.

Exteriores emitió un comunicado en el que dejó claro que “las actuaciones llevadas a cabo por los cónsules honorarios acreditados en España deben ser compatibles con la normativa internacional que regula las funciones oficiales que tienen encomendadas”.

El pasado 17 de octubre en la Comisión Mixta para la UE del Congreso de los Diputados adelantó que la embajada griega en España iba a destituir a su cónsul honorario

en Barcelona por “agravios a la bandera del Estado español”. “Eso un cónsul no lo puede hacer”, dijo.

Explicó que en España se goza de una libertad de expresión “tan amplia” que una persona “puede quemar una bandera española o una foto del Rey”. No obstante, distinguió esta conducta con la de un cónsul, que tiene privadas estas facultades.

“Si me entero (de que un cónsul actúa así), protesto y pido al embajador que lo cese. A veces no hace falta que lo pida porque el embajador lo hace”, remachó.

Turró fue visto en una manifestación en la Diada en la que portaba una camiseta con la bandera independentista y en diciembre de 2017 asistió a un acto fuera de España con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

La introductora de embajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores, Caridad Batalla, habló la semana anterior con el embajador de Grecia en España, Christodoulos J. Lazaris, quien se comprometió a cesarle.

Esta es la primera ocasión que se cesa un honorario por cuestiones relacionadas con el independentismo catalán desde que llegó el PSOE a La Moncloa; la quinta desde que se acentuó el desafío independentista con el Gobierno del PP. Turró sigue los pasos del cónsul honorario de Finlandia, Albert Ginjaume, por haber llevado a cabo “actividades inadecuadas” vinculadas con la “situación política que vive Cataluña en la actualidad”; el de Letonia, Xavier Vinyals, que lo fue por exhibir una estelada en la sede del consulado; el de Filipinas, Jordi Puig, que lo fue por manifestarse durante el paro general en Cataluña el pasado 3 de octubre, y el de Bulgaria, el exfutbolista Hristo Stoichkov, que lo fue por sus declaraciones en las que llamó “franquista” a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

El trabajo de los cónsules honorarios está legislado por la Convención de Viena y la práctica internacional establecida. Éstos ejercen su cargo bajo una autorización (exequatur) otorgada por el país receptor. Sin esta autorización, el cónsul honorario no está en condiciones de seguir en el cargo, por lo que es imprescindible que disfrute de la confianza del país receptor.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles