La CDU de Merkel aún ve margen para calmar a la CSU tras el anuncio de dimisión de Seehofer

La Unión Cristiano Demócrata (CDU), el partido que dirige la canciller, Angela Merkel, cree que todavía tiene margen para llegar a un acuerdo con sus socios bávaros de la Unión Social Cristiana (CSU) después de que el domingo su líder, Hors Seehofer, anunciara que presentará la dimisión como ministro del Interior, poniendo en riesgo el futuro de la coalición que sustenta al Ejecutivo.

«Deseamos llegar a un acuerdo sobre un enfoque común», ha afirmado la CDU en un comunicado publicado este lunes por la mañana, tras una reunión de hora y media de la cúpula de la formación conservadora en la capital del país.

Tras la jornada de infarto vivida este domingo, con reuniones que se prolongaron hasta la madrugada y que apenas dejaron resultados, Alemania se ha despertado este lunes envuelta en un tono conciliador.

Las palabras y los gestos de primera hora de la mañana aventuran calma tras la tormenta vivida en el seno del bloque conservador, que amenazaba con aniquilar un consenso de casi 70 años entre la CDU y su rama bávara de los conservadores, la Unión Social Cristiana (CSU).

«La estabilidad del Gobierno no está en entredicho y tampoco sería correcta la ruptura del grupo político. Se puede lograr mucho estando en un Gobierno pero no se puede lograr estando fuera de él», ha asegurado este lunes el primer ministro del estado de Baviera y destacado dirigente de la CSU, Markus Soeder.

«Esto es una democracia y ambos se tienen que mover. Si los políticos dicen siempre que primero está el país y después el partido, entonces hay que demostrar que eso es realmente es así», ha dicho, por su parte, el político de la CDU Carsten Linnemann, en declaraciones a la cadena de televisión pública alemana ZDF.

La vicepresidenta de la CDU y ministra de Agricultura, Julia Klöckner, también ha abogado por un acercamiento recordando que el bloque conservador ha sacado adelante una política migratoria que ha conseguido grandes logros.

El líder de la CSU bávara y ministro del Interior, Horst Seehofer, ofreció de forma sorpresiva en la noche del domingo su renuncia a la cartera y a la presidencia del partido por el enfrentamiento con la canciller Merkel por la política de asilo. El anuncio fue el corolario de un conflicto abierto por el empeño de Seehofer de ordenar controles en las fronteras alemanas para reducir la llegada de inmigrantes, algo que Merkel rechazó alegando que el asunto solo podía ser solucionado a nivel europeo.

«He dicho que he puesto a disposición los dos puestos y que lo llevaré a cabo en los próximos tres días», confirmó Seehofer poco después. Con el ánimo de acercar posiciones y rebajar la tensión tras días de declaraciones cruzadas, la cúpula de la CDU y de la CSU tienen previsto reunirse este lunes por la tarde en Berlín. «Esperamos entendernos», apuntó Seehofer, quien desde 2008 preside la CSU y se erigió en los últimos años en el principal crítico de la política de la mandataria, que permitió la entrada en Alemania de más de dos millones de refugiados desde 2015.

Las tensiones vividas en Berlín lastraron también la apertura de la Bolsa. A primera hora de este lunes el principal índice bursátil germano, el Dax, perdía un 1,17 por ciento hasta caer hasta los 12.161,63 puntos.

Source: NGT Internacional

Tagged with:    

About the author /


Related Articles