La cúpula militar toma posesión pidiendo medios y apoyo político

Los nuevos jefes de los Ejércitos de Tierra, Aire y la Armada tomaron ayer oficialmente posesión de sus cargos. En diferentes actos en sus respectivos cuarteles generales, todos presididos por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, tomaron el relevo de los Jefes de Estado Mayor salientes y juraron «guardar y hacer guardar la Constitución». Además, reclamaron más medios y apoyo político.

El primero fue el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general Francisco Javier Varela, quien oficializó su nombramiento en el patio del madrileño Palacio de Buenavista. Tras recibir el bastón de mando del JEME saliente, general Jaime Domínguez Buj, apuntó que «para alcanzar la excelencia» es necesario mantener virtudes como el «valor, la lealtad y la disciplina», aprovechando para destacar la importancia de contar con «recursos tecnológicamente avanzados» y la necesidad de llevar a cabo «iniciativas de gobernabilidad y desarrollo económico». Eso sí, consciente de las «situaciones crisis actuales», defendió la acción conjunta de los dos Ejércitos y la Armada y dejó claro que el Ejército es también «una herramienta de política exterior», haciendo énfasis en la importancia de impulsar la cooperación multilateral con los aliados.

El siguiente fue el Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Teodoro Esteban López Calderón, cuyo acto comenzó con una pequeña parada militar. También destacó la importancia de la «acción conjunta» y de «renovar capacidades que están al final de su vida útil» después de varios años de «austeridad por la crisis». El hasta ahora encargado de las misiones en el exterior quiso hacer referencia a la necesidad de «mantener la eficacia operativa» y, al igual que dijo Cospedal en su intervención, consideró clave, ante las amenazas que asolan a España, «proteger nuestros espacios de soberanía marítima».

El último en tomar posesión fue el Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general Javier Salto. Del mismo modo que sus homólogos, hizo hincapié en la necesidad de contar con los medios más avanzados y alcanzar mejoras tecnológicas y alianzas en la industria de defensa. Entre sus retos, se comprometió a tratar de «arreglar la situación» de los suboficiales y la tropa. Su predecesor, general Francisco Javier García Arnáiz, destacó la importante evolución del Ejército del Aire en los últimos años.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles

Comenta la noticia

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados*