La dimisión de Boehner suscita elogios y reproches de compañeros republicanos

El inesperado anuncio de dimisión del presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, el republicano John Boehner, provocó hoy reacciones de elogio desde su partido, pero también hubo duros reproches a su dirección. El líder de la mayoría de la oposición republicana en el Senado, Mitch McConnell, rindió homenaje a Boehner, que dejará el cargo y su escaño a partir del próximo 30 de octubre.

“Es un aliado, es un amigo y se convirtió en líder republicano en un momento muy difícil para este partido. Y como líder de una nueva mayoría, cambió el curso del Congreso y trajo reformas conservadoras en muchas áreas”, afirmó McConnell.

El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, dio las gracias al dimisionario, a quien definió como un “defensor incansable de los principios conservadores”, por hacer más “fuertes” al país y al partido, que tiene con él “una gran deuda”.

El expresidente estadounidense George Bush padre también elogió a Boehner, al subrayar que “muy poca gente ha hecho más en los últimos años para construir el Partido Republicano y convertirlo en una fuera viable en la política nacional”.

Sin embargo, otros dirigente republicanos no ahorraron críticas a Boehner, quien ha sufrido en los últimos tiempos fuertes presiones del ala más conservadora del partido.

El senador por Florida y aspirante a la candidatura republicana para las elecciones presidenciales de 2016 Marco Rubio señaló que “es hora de pasar página” y, sin mencionar directamente a Boehner, lamentó que la mayoría conservadora en el Congreso no haya podido impedir que el país vaya en la “dirección equivocada”.

El senador por Texas y también precandidato presidencial republicano Ted Cruz recordó sus esfuerzos para instar a Boehner como cabeza del partido en la Cámara “a hacer lo correcto”.

El magnate inmobiliario Donald Trump, asimismo precandidato presidencial republicano y que encabeza las encuestas entre los aspirantes conservadores, apuntó que la dimisión del presidente de la Cámara Baja es “una cosa buena” y reprochó a Boehner no haber luchado más por los principios del partido.

Otro aspirante republicano a la Presidencia, el senador Rand Paul, apuntó que la renuncia del presidente de la Cámara Baja “quizás sea un paso en la dirección correcta”.

Desde el lado demócrata, el líder del partido gubernamental en el Senado, Harry Reid, se declaró “sorprendido” por el anuncio de la renuncia y, pese a sus discrepancias políticas, remarcó sus “buenas relación” con el dimisionario, a quien deseó “lo mejor”.

Grupos defensores de los inmigrantes también se pronunciaron sobre la dimisión de Boehner, como Dream Action Coalition (DRM), que le recordó el incumplimiento de sus promesas en materia de inmigración.

“Estaremos vigilando para ver si finalmente cumple (antes del 30 de octubre). Si no lo hace, eso no será un buen presagio para su legado”, indicó César Vargas, codirector de DRM.

Desde el National Immigration Law Center, su directora ejecutiva, Marielena Hincapié, dijo que la dimisión de Boehner es “la culminación de la lucha dentro de su partido sobre cómo ser menos comprensivo con los inmigrantes, las mujeres, las familias trabajadoras, los pobres y los más necesitados”.

Boehner, de 65 años, lleva casi veinticinco años en el Congreso, adonde llegó en 1991 como representante de Ohio y, desde enero de 2011, estaba al frente del liderazgo en la Cámara de Representantes.

Su periodo al frente de los republicanos de la Cámara Baja se complicó a medida que ascendía el movimiento ultraconservador Tea Party, que le criticó en numerosas ocasiones por considerarlo miembro del “establishment” y de la burocracia autocomplaciente.

Recientemente, más de 30 congresistas republicanos amenazaron con forzar un voto de no confianza sobre su posición como presidente de la Cámara, algo que podría haberle forzado a buscar votos demócratas para mantenerse en el cargo.

EFE

Source: La Razón Portada

About the author /


Related Articles