Los mejores remedios naturales contra las quemaduras, picaduras y el calor

Numerosas personas sufren las consecuencias de las altas temperaturas del verano y de la naturaleza propia de esta época estival: temibles quemaduras o picaduras a las que se suman las dificultades para hacer frente a las horas de más calor.

La Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales (COFENAT) brinda esta serie de recomendaciones:

1. Adiós a las quemaduras con plantas

Las exposiciones al sol de verano implican, en muchos casos, quemaduras en la piel. COFENAT aconseja recurrir a plantas como el aloe vera, equinácea, centella asiática, hierba de San Juan y menta para mitigar el escozor, picor, dolor u otras molestias provocadas por el sol. Estos remedios naturales no sólo calman la zona quemada, sino que ayudan a reducir las quemaduras surgidas por el sol.

En concreto, el aloe vera y la esquinácea son plantas que gracias a su poder refrescante, ambas tienen virtudes tanto regeneradoras como cicatrizantes. Además, son fundamentales para reducir los síntomas de la insolación, es decir, los dolores de cabeza y mareos.

La centella asiática se utiliza una vez que se haya conseguido reducir la temperatura del cuerpo, ya que se recurre a ella por su capacidad nutritiva y generadora de cara a combatir las molestias. Después de una quemadura solar, la piel se vuelve seca y tirante y suele picar, pero la centella asiática solucionará estos problemas y nutrirá eficazmente la piel.

La Hierba de San Juan es una de las plantas medicinales más polifacéticas. Se utiliza para variedad de fines, entre ellos para preparar el aceite de hipérico para las quemaduras.

Por su parte, las hojas de menta tienen propiedades refrescantes y, por lo tanto, también ayudan a aliviar las molestias causadas por quemaduras del sol.

Y finalmente, las propiedades del té verde harán que el color rojo de las quemaduras vaya desapareciendo poco a poco.

2. Tratamientos naturales para las picaduras de insectos

¿Quién no ha sufrido alguna vez la picadura de un mosquito, una abeja, una medusa o una araña? Si desconocen qué aplicar en la piel, desde COFENAT se aconsejan varios remedios naturales.

Los aceites esenciales como el de lavanda o el del árbol del té también puede ser un buen remedio para aliviar el picor que produce la picadura de un insecto. Para ello, se debe aplicar directamente en la zona.

Y por último, el ajo o la cebolla, que tienen multitud de usos. Se aplican directamente encima de la picadura.

En cuanto al tratamiento natural para las picaduras de medusas, y una vez que se ha recibido los primeros auxilios pertinentes en la playa, en casa se puede aplicar igual que en los anteriores casos, el árbol de té sobre la picadura.

3. Combatir el calor de forma natural

Finalmente, otra de los factores que influyen de manera especial en las personas durante el verano son las altas temperaturas. En este sentido, desde la Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos se recomienda seguir estos pasos:

1. Mantenerse hidratado. Es más importante que nunca beber al menos dos litros de agua al día.

2. Consumir frutas y verduras frescas que contienen agua y son ricas en minerales y vitaminas.

3. Baños de agua fría, pero evitando cambios bruscos de temperatura.

4. Infusiones y tés refrescantes como el de azahar o melisa, que además ayudarán a relajarnos. O el hibisco con pasiflora, una mezcla muy apetecible incluso para las personas que no le gustan las infusiones.

Source: New feed

Tagged with:    

About the author /


Related Articles

Comenta la noticia

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados*