Los permisos penitenciarios a los que podrá acogerse Urdangarín

Cuando llegue a la prisión estará en el módulo de ingresos. Allí será reconocido por un médico, un asistente social y otros profesionales relacionados con la Sanidad. Posteriormente se le asignará el módulo definitivo y un destino dentro del centro penitenciario.

¿Cuándo puede comenzar a disfrutar de permisos penitenciarios?

En un plazo máximo de dos meses será clasificado, previsiblemente en segundo grado, que es el «normal». Por causas relevantes puede solicitar permisos extraordinarios, pero de forma ordinaria tendrá que esperar a llevar 17 meses y medio (una cuarta parte de la condena) para disfrutar de los permisos fijados al respecto: un máximo de 36 días al año.

¿Y cuándo puede acceder al tercer grado?

Al haber sido condenado a una pena mayor de cinco años, deberá cumplir la mitad de la condena, es decir tres años menos un mes. Si durante ese tiempo su evolución ha sido positiva, podrá acceder a ese grado penitenciario, que le permitiría ir a prisión sólo a dormir de lunes a jueves y, además, disfrutar de otros 48 días de permisos al año.

¿Y la libertad condicional?

El Código Penal establece que para cumpir la última parte de la condena en libertad es necesario tener «liquidada» las tres cuartas partes de la misma. En este caso, se podría obtener cuando llevase 4 años y 4 meses cumplidos, pero hay que tener en cuenta que casi un año y medio antes estaría en tercer grado. Además, con la última reforma, una vez extinguida la mitad de la condena, la concesión de la libertad condicional se puede adelantar hasta un máximo de noventa días por cada año transcurrido de cumplimiento efectivo.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles