Melania Trump se muestra en contra de la política migratoria de su marido

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, «odia» la separación de niños de sus familias tras cruzar ilegalmente la frontera sur del país, que afecta al menos a 2.000 menores y es consecuencia directa de la política migratoria de su marido, el presidente, Donald Trump.

«La señora (Melania) Trump odia ver a los niños separados de sus familias», dijo ayer la portavoz de la primera dama, Stephanie Grisham.

La esposa de Trump «confía en que ambos partidos puedan unirse por fin para lograr una reforma migratoria exitosa», explicó Grisham.

«Ella cree que tenemos que ser un país que siga todas las leyes, pero también un país que gobierne con corazón», agregó.

Las palabras de la primera dama pueden parecer una crítica frontal a la política de su esposo, aunque el propio Trump aseguró el pasado viernes que odia que «se lleven a los niños» y achacó el problema a las leyes existentes y la presunta oposición demócrata a cambiarlas.

Más clara se mostró la exprimera dama Laura Bush (2001-2009), quien rompió su habitual silencio en temas políticos para pedir al Gobierno de Trump que deje de separar a los niños de sus padres. «Vivo en un estado fronterizo (Texas). Aprecio la necesidad de implementar y proteger nuestras fronteras internacionales, pero esta política de ‘tolerancia cero’ es cruel. Es inmoral. Y me rompe el corazón», escribió Bush en un artículo de opinión publicado en el diario The Washington Post.

La esposa del expresidente George W. Bush comparó las imágenes de las instalaciones donde se está metiendo a los niños inmigrantes con «los centros de internamiento» de japoneses en EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial, y recordó que ese fue «uno de los episodios más vergonzosos de la historia» del país.

También se han posicionado en contra el resto de primeras damas vivas –Rosalynn Carter, Hillary Clinton, y Michelle Obama–, en una unidad sin precedentes.

Pese al aumento de las críticas dentro de EE.UU., Trump volvió hoy a defender la política de «tolerancia cero» de su Ejecutivo con la inmigración ilegal, de la que la separación de las familias es una consecuencia directa.

«Estados Unidos no será un campo de inmigrantes y no será un campo de acogida de refugiados. Lo que está ocurriendo en Europa y otros lugares, no lo permitiré, no bajo mi vigilancia», sentenció Trump en un acto en la Casa Blanca. EFE

Source: NGT Internacional

Tagged with:    

About the author /


Related Articles