Michael Cohen, exabogado de Trump, testificará en el Congreso

Será un bombazo. Michael D. Cohen, ex abogado de Donald Trump, mano derecha del constructor, candidato y presidente para tantos asuntos más o menos oscuros, aceptó testificar delante del Congreso de EEUU. La comparecencia tendrá lugar el próximo mes, el 7 de febrero. Frente al Comité de Supervisión y Reforma. Podrá verse en directo. Una retransmisión histórica, en la que Cohen planea hablar en detalle de su antiguo cliente. Imaginar a Cohen enfrentado a los micrófonos y las cámaras, exactamente igual que hizo hace meses el ex director del FBI, James Comey, huele a dinamita política y periodística. Cierto, lo más probable es que el equipo del fiscal especial que investiga el Rusiagate, Robert S. Mueller, le impida hablar de Rusia y/o extenderse en todo aquello que en su opinión podría perjudicar una investigación en marcha. A fin de cuentas hace meses que Cohen colabora con la fiscalía. Periódicos como el New York Times y cadenas de televisión como NBC y CNN reprodujeron casi de inmediato el anunció del abogado. “En cumplimiento de mi compromiso de cooperar y de brindar respuestas al pueblo estadounidense he aceptado la invitación del presidente Elijah Cummings para comparecer de forma pública el 7 de febrero. Espero contar con el privilegio de una plataforma en la que ofrecer una explicación completa y creíble de los eventos que han ocurrido”.

Entre los eventos que podría volver a explicar figuran aquellos que le llevaron a ser condenado a 3 años de cárcel por fraude bancario y varios delitos electorales. O su imprecación, no bien fue condenado, de que todo, desde el desvío de fondos hasta la compra del silencio de las supuestas amantes de Trump, lo hizo por orden de su patrón. Alguien al que durante años sirvió con tal fervor que en los círculos del dinero neoyorquino se le conocía como Tom Hagen. O sea, como el hijo adoptivo que ejercía de paso como consejero de Vito Corleone en la película de Francis Ford Coppola. Al principio del escándalo Trumo negó cualquier pago a las mujeres con las que habría tenido relación, la actriz porno Stormy Daniels y la modelo de Playboy Karen McDougal. Pero no bien el FBI entró en el despacho y el domicilio de Cohen, incautándose de papeles y grabaciones altamente comprometedoras, pasó a aducir que si bien quizá alguien de su entorno entregó sobres a las damas desde luego él nunca supo nada y, en cualquier caso, estaríamos ante un mero fraude, no un delito. Está por ver, claro, que la fiscalía piense lo mismo.

Source: NGT Internacional

Tagged with:    

About the author /


Related Articles