Objetivo: 2,8 millones de votos de Podemos

El resultado de las elecciones generales de 2016 evidenció la división en dos partes prácticamente iguales de la izquierda española. El PSOE recibió el 22.6% de los votos válidos y Podemos con sus confluencias el 21.2%. Los socialistas consiguieron 5.4 millones de votos y los morados 5.1 millones.

El nuevo PSOE tiene como primera meta volver a liderar claramente la izquierda, para ello debe atraer una importante parte de los votantes actuales de Podemos y confluencias. Obviamente la captación debería comenzar con los votantes de los de Iglesias más afines en ideología con el electorado socialista.

En el barómetro del pasado mes de abril del CIS se clasificaba por ideologías a los votantes y se concluye que 2.8 millones de los 5.1 millones de votantes de Podemos y confluencias son perfectamente compatibles como futuros votantes del PSOE; se trata de electores que se definen como liberales, progresistas, socialdemócratas o socialistas. Representan 11,8 puntos de los 21.2 puntos de Podemos y confluencias en las elecciones del 26-J.

El trasvase de estos votantes morados al PSOE haría pasar a los socialistas de los 5.4 millones de las elecciones de 2016 a 8.2 millones. El PSOE subiría del 22.6% del 26-J al 32.4%, con lo que lideraría la izquierda, reduciendo a los de Iglesias al 9.4% del voto válido y a 2.3 millones. Este nuevo escenario sería muy similar al de 1996, cuando Anguita logró el máximo histórico de Izquierda Unida situándola en el 10.5% del voto y con 2.6 millones de votantes.

En el eje izquierda/derecha hay también un importante porcentaje de votantes de Podemos que podría ser compatible como votante del PSOE. Los electores del PSOE se autoubican en 3.71 puntos de la escala de 1 a 10, siendo 1 izquierda y 10 derecha. Los morados se sitúan en el 3,09 a tan sólo unas décimas. De hecho el 32.4% del electorado de Unidos Podemos se coloca por encima de los 4 puntos, incluso a la derecha del PSOE. Otro 34.5% se encuentra en los 3 puntos, prácticamente en la media del electorado morado y a siete décimas del PSOE. En el mismo estudio, ante la pregunta del modelo territorial del Estado, solo el 1.2% del electorado del PSOE elige la opción de un Estado que reconociese a las CC AA la posibilidad de convertirse en Estados independientes. Son también minoría, en este aspecto, en Podemos y sus confluencias: 12,0% en Unidos Podemos, 7.4% en Compromís, 6.7% en Marea y el 29,4% en ECP. Por lo tanto la inmensa mayoría de la izquierda española, moderada o no, rechaza el derecho a decidir.

Source: New feed

Tagged with:    

About the author /


Related Articles

Comenta la noticia

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados*