Tecnología y Seguridad en los Desplazamientos Internacionales

Las empresas operando en entornos internacionales protegen a sus viajeros y expatriados, no sólo por una obligación moral con sus colaboradores y porque las personas son el activo más importante de una empresa, sino porque es una obligación legal hacer todo lo posible (“Best Effort”) por evitar los riesgos, y por tanto se debe utilizar la tecnología disponible.

Por tanto ya nadie duda de la necesidad legal de cumplir con el deber de información a los viajeros de los riesgos tanto de seguridad como sanitarios, antes de su desplazamiento. Y muchas organizaciones conectan sus agencias de viajes con empresas especializadas para enviar automáticamente, por email, informes permanentemente actualizados a sus viajeros, con recomendaciones de seguridad, salud, vacunas, transportes, culturales y las alertas activas en ese momento.

Son miles las empresas que están formando en seguridad y salud en viajes con Elearnings o Formaciones presenciales para enseñar a sus empleados en misión internacional, por ejemplo, a mantener un comportamiento discreto, no resistirse a un atraco o a no coger un taxi en la calle en determinados países.

Además casi todas las empresas, ya disponen de alertas a los viajeros en el extranjero, donde se les informa de lo ocurrido en caso de eventos que afecten a su seguridad, salud o a su movilidad. En este sentido no es suficiente informar de lo que ocurre, sino dar recomendaciones de cómo actuar. Por tanto se están implantando sistemas para localizar y contactar automáticamente con el viajero en caso de alerta importante, pedirle su geoposición exacta con un App dedicada, preguntarle por su estado y darles instrucciones.

La tecnología para estas comunicaciones de crisis bidireccionales, permite el envío automático de email con preguntas / respuestas, que si el viajero no responde, realiza el envío de SMS, y si no responde llamadas de Voz. Se debe repetir el ciclo varias veces hasta recibir respuesta. Esto es especialmente útil en alertas terroristas en ciudades como Londres, Bruselas o Paris, en horas fuera de oficina y donde hay un número considerable de viajeros afectados.

Estas contestaciones se envían a la dirección a los 20 minutos de la alerta, con envíos posteriores de informes a los 40, 60 y 90 minutos.

Pero el deber de protección no acaba aquí, porque es necesario asistir al viajero en caso de que lo necesite, y esta obligación de asistencia va más allá del seguro y de lo que puedan hacer las embajadas. Las empresas ya contratan con compañías como International SOS, no sólo la tecnología de formación, información, geoposición y comunicación de crisis, sino el despliegue sobre el terreno de equipos de seguridad, salud y apoyo emocional.

Source: NGT Internacional

Tagged with:    

About the author /


Related Articles