Un «monstruo» político

¿Cuál es el horizonte político del presidente Pablo Kuc-zynski tras el indulto a Fujimori y las acusaciones de corrupción?

–En todo este proceso ha perdido viejos amigos, pero ha logrado nuevos aliados. Ahora ha conseguido tener un Congreso más domesticado y, por lo tanto, más llevadero. Incluso no se descarta que nuevos legisladores sigan la estela de Kenji y pasen a aliarse con él. Esta maniobra contribuiría a la gobernabilidad, ahora en duda, de Perú. Pero en paralelo, ha surgido un sentimiento anti PPK por este controvertido indulto. Su futuro no está aclarado y su credibilidad está por los suelos, pero esa alianza en el Congreso le puede sostener aunque sea en una situación de extrema debilidad.

¿Por qué Kenji Fujimori y otros nueve congresistas de-sobedecieron la orden del partido que lidera su hermana, Keiko, y no votó por la destitución del presidente Pablo Kuzynski?

–Esos diez congresistas de Fuerza Popular probablemente fueron convencidos de votar por la permanencia de Pablo Kuczynski –PPK– para que se dé el indulto, porque si Kuczynski salía [del poder], no iba a haber indulto. Aparentemente, Keiko Fujimori no quería que indultasen al padre. Si la destitución hubiese salido adelante, Keiko habría ampliado su base de poder. Pero ella aparentemente no quiere ver libre a su padre, pues podría disputarle el liderazgo político.

El fracaso de la moción para destituir al presidente puso de relieve los desencuentros entre los hermanos Keiko y Kenji Fujimori, pero contribuyó a la liberación de su padre. De hecho, la última encuesta de Ipsos realizada tras el indulto a Alberto Fujimori dio cuenta de un hecho muy particular: por primera vez, la aprobación a Kenji Fujimori (33%) superó a la de su hermana Keiko (29%). ¿Está abierta una lucha por el poder dentro de la familia?

–El resultado político es claro: en ese enfrentamiento pierde Keiko y gana Kenji. Keiko pierde políticamente y queda debilitada, y Kenji sale fortalecido. Kenji se absutvo. Y no sólo eso, sino que convenció a otros congresistas para que hicieran lo mismo, de tal manera que hoy el presidente Kuczynski le debe su permanencia. Ella ya amenazó con gobernar desde el Congreso, el hermano es más moderado, con una conexión más cercana a los jóvenes y los oposición. En cualquier caso hay un claro ganador: Fujimori.

¿Cree qué Alberto Fujimori podría postularse a la presidencia en 2021 a pesar de su edad, 79 años, y su historial político y criminal?

–Con el perdón presidencial, Alberto Fujimori recupera todos sus derechos ciudadanos. Pero éste no es un un tema que se esté debatiendo ahora mismo en los círculos de Fuerza Popular. Es muy temprano para aventurar una operación de esta magnitud. En cierto modo, creo que sí, que va a recuperar su pasión, la política. Además, tiene la necesidad de reivindicarse. No obstante, su regreso a la arena política va a provocar odios y amores a partes iguales. Todavía mantiene a muchos seguidores, pero también muchos detractores. También podría dar un paso al lado y respaldar la candidatura de su hijo menor, Kenji, para que sea el nuevo candidato presidencial.

Source: NGT Internacional

Tagged with:    

About the author /


Related Articles