Un sector de Podemos quiere que Montero sea la candidata en Madrid

Fue un día de resaca el de ayer para Podemos. El huracán que desató Íñigo Errejón con su decisión de ser el candidato a la Comunidad de Madrid por la plataforma creada por Manuela Carmena ha dejado al descubierto las cicatrices del partido. Con Pablo Iglesias de baja por paternidad, todos los dirigentes que ayer hicieron manifestaciones públicas insistieron en la «tristeza» que les ha provocado que Errejón ocultara sus planes durante semanas y que, ahora, haya emprendido un «proyecto político personal».

Para la dirección del partido morado, la candidatura de Errejón pertenece ya al pasado y, tal y como subrayó Iglesias en su carta a los inscritos, Podemos tiene que articular un proceso interno para conformar una nueva candidatura a las elecciones autonómicas de Madrid. Una lista que, llegado el caso, podría incluso competir con la liderada por Errejón. Son conscientes en el partido de que necesitan para esta candidatura un golpe de efecto con el que recuperar la iniciativa política. La crisis interna abierta es profunda y únicamente un cabeza de cartel potente tendría en su mano devolver la ilusión a los inscritos y al conjunto de su electorado.

Será Podemos Madrid la que organice este nuevo proceso de primarias y retome las negociaciones con Izquierda Unida y con otras fuerzas de cara a su confluencia. Ésa es la explicación oficial aunque, de puertas para adentro, ya han comenzado las discusiones estratégicas sobre quién es la persona más adecuada para dar la batalla en Madrid. Y en mitad de este debate se ha abierto paso en las últimas horas, tal y como ha podido conocer este diario, el sector que apuesta por el nombre de Irene Montero como candidata. Su pasado en el activismo madrileño, especialmente entre colectivos en defensa de una vivienda digna, su papel como portavoz en el Congreso, su mayor gancho electoral que las otras opciones sobre la mesa y su capacidad para movilizar a las bases del partido son las principales bazas que defienden sus partidarios. Se da la circunstancia de que en febrero de 2017, Montero ya sustituyó a Errejón en la portavocía de la Cámara Baja.

Tras permanecer fuera del foco mediático durante los últimos meses de 2018 al encontrarse de baja por maternidad y al cuidado de sus hijos, Montero regresó en la segunda semana de enero a la escena política con un acto en el que se rodeó de mujeres. Sin actividad en el Congreso en estas semanas, se ha volcado a su vuelta a la primera línea en exigir al Gobierno que cumpla con el acuerdo que Pedro Sánchez firmó en Moncloa con Iglesias para los Presupuestos de 2019. Ayer, Montero se pronunció por primera vez sobre la decisión de Errejón de ser el candidato de «Más Madrid» junto a Carmena. La portavoz en el Congreso consideró rotos los puentes con Errejón y descartó cualquier tipo de negociación con la plataforma de la alcaldesa para articular una lista conjunta en las autonómicas.

En las quinielas de urgencia que señalan a Montero como la opción con más garantías, también se ha barajado el nombre del diputado Rafael Mayoral, aunque en su contra juega su menor conocimiento entre los electores madrileños.

Source: NGT

Tagged with:    

About the author /


Related Articles